La Calma

Al inicio del proceso de restauración de esta casa que hemos denomidado La Calma, solo quedaba la planta baja de la edificación original.  El perímetro estaba bastante delineado con los pocos muros de calicanto sobrevivientes y las fincas colindantes una dos de ellas ya restauradas y una que todavía sobrevive en ruinas.

Lo muros de calicanto existentes sirvieron de base para el diseño de la nueva fachada.  El arco original de la puerta principal mostraba dimensiones y diseño de una fachada de tipo colonial español.  Con esta información a cuestas definimos entonces el balconaje, puertas y ventanas hacia la calle procurando respetar íntegramente la tipología de la edificación. Realizamos durante ese proceso una investigación historiográfica de los elementos tradicionales de tipo colonial español para hacer la nueva propuesta.

El diseño de fachada de “La Calma”, se destaca por puerta de tablones de madera color azul vibrante, que hace resaltar los clavos y ferretería color negro, la ventana de madera con su herrería de balaustres y el balconaje de madera labrada.