El gobierno quien está mandado a velar por la protección del mismo es el que esconde y avala a aquellos que más daño hacen.

Con la inminente visita de una comitiva de la Unesco a Panamá. La Asociación de Vecinos del Casco Antiguo (AVACA) se organizó para a través del programa “Los Balcones que Hablan” expresar nuestro sentir de que el gobierno no le está dando al patrimonio el respeto y valor que un centro declarado Patrimonio de la Humanidad se merece.

Estos letreros le resultaron incómodos a Maruja Herrera, directora del INAC y a Darío Cadavid director de la Oficina del Casco Antiguo ya que les recordaba su ineptitud y falta de interés en realmente resolver los problemas. Entonces encontraron la solución perfecta, sancionar a los infractores vecinos del Casco Antiguo a través del corregidor por poner publicidad sin permiso. Mostrando su poder gubernamental podían así darle una lección a esos vecinos infractores de la ley que desmejoraban la imagen de Panamá ante los turistas que visitan el Casco Antiguo diariamente y ante su propio jefe que pasaba con su flamante comitiva, enfrente de estos horribles llamados de atención, todos los días camino a su trabajo.

Me encantaría que cuando se cayó dos veces el muro del Hotel Central o se desarrollaron adefesios como los pisos adicionales del PH Plaza de la Independencia hubiesen sido así de diligentes y organizados. Para callar al ciudadano común hay muchas herramientas pero para parar al inversionista inescrupuloso solo hay pocas cosas que se puedan hacer. El gobierno no ve nada malo con la manera en que estos inversionistas están destruyendo el patrimonio, para ellos esos proyectos son progreso y no les importa lo que opinen expertos en la materia o la misma ley de protección del patrimonio.

Lo irónico del asunto es que los ciudadanos hemos tenido que tomar hasta acciones legales buscando despertar un interés que los funcionarios parecieran no tener por nuestra aplastada historia.

La incómoda directora del INAC alegó que están haciendo su trabajo y que los vecinos no hacen más que criticar…. Pero y entonces porqué a tan solo días del cambio de gobierno ya todos los importantes funcionarios municipales, del INAC, de la OCA y de la Dirección Nacional del Patrimonio Histórico se habían reunido con el promotor del PH Plaza de la Independencia para escuchar el agravio que se había cometido contra este importante inversor? ¿Por qué al Hotel Central no se le ha exigido más que terminar una losa? Pero, ha tomado casi un año de gobierno para que la Directora del INAC se reúna con AVACA quien tiene planes, ideas y recomendaciones claras de aquellos que vivimos en el área y hemos invertido nuestra vida en algo que para ellos es solo un trabajo más.

Pareciera ser que para este gobierno la mejor manera de quitar el problema es tapando, escondiendo y encarcelando a todo aquel que disienta con su demoledor plan de desarrollo. Coartar la libertad de expresión es un delito autoritario en cualquier democracia y los señores Cadavid y Herrera no parecen conocer o querer recordar esto.